MENSAJE DEL EQUINOCCIO  Marzo 2017

 

 

El Trabajo del Mago en Tiempos de Agitación

 
Ahora que nuevamente nos acercamos a este corto periodo de equilibrio entre la luz y la oscuridad, tomemos un tiempo para reflexionar profundamente sobre el significado de la lucha cada vez más conflictiva entre las fuerzas de la Luz y de la Oscuridad que estamos presenciando en el escenario mundial actual, y para considerar la enorme importancia del trabajo que hacemos como Constructores.
Cuando el Sol entra en el signo astrológico de Aries e inicia un nuevo ciclo de actividad, podemos ver la intensificación de las fuerzas del cambio y de la transformación. Aries está regido por Marte (Clave 16), que muestra a la torre destruida por un rayo proveniente del Sol.
Aunque la influencia de Marte en Aries pueda parecer destructiva algunas veces, esta misma destrucción puede servir adecuadamente a las Fuerzas de la Luz. La exaltación del Sol en este signo insinúa que las cualidades del Amor y la Regeneración asociadas con el Sol son las influencias reales “causativas” que se encuentran ciertamente en operación.
En el mundo exterior, así como en nuestra vida interior, la acción disruptiva puede tener un papel importante en la destrucción de aquellas formas de expresión que ya no sirven a las Fuerzas de la Luz. El hecho de que estemos presenciando esta destrucción actualmente es un signo alentador de que el proceso destructivo está empezando a desarrollarse a pasos acelerados. En nuestras lecciones se nos dice que: “La disolución es el secreto de la Gran Obra.” Esta disolución es una parte necesaria del proceso de dar a luz al “Nuevo Orden Mundial” en el que la buena voluntad y la hermandad hacia todos serán la norma y no la excepción.
Nuestro trabajo como Constructores es evitar utilizar nuestros poderes de atención creativos, conscientes, y nuestra imaginación, para preocuparnos (y así perpetuar) la perturbación y la agitación que estamos presenciando. Por el contrario, debemos dedicar nuestra energía mental a mirar más allá de las apariencias externas (Clave 15) y “ver” (Ayin) estos sucesos como la disolución necesaria de patrones obsoletos.
En su lugar, formulamos en nuestras meditaciones aquellas imágenes e ideas que son patrones creativos, simbólicos, para el resultado del Plan Divino de Hermandad para la Humanidad. Los ejercicios y las meditaciones en nuestro trabajo personal, el trabajo de curación que hacemos en nuestras actividades grupales, fortalecen estos patrones en la consciencia colectiva que compartimos con toda la vida. En este proceso, redirigir el poder formativo de nuestra atención e imágenes hace que los patrones negativos viejos pierdan su poder gradualmente y se marchiten al ser ignorados.
¡Este es el trabajo del Mago en su jardín!
Que la Vida Única nos ayude a ver y a sostener imágenes verdaderas de la Realidad y así construir un mundo mejor para todos.